lluvia2El Boletín Climático CEAZA de noviembre, informa que desde fines de octubre recién pasado y hasta el trimestre DEF 2017 (diciembre, enero, febrero) se presentarían condiciones de un evento La Niña débil, pero que no significarían el establecimiento definitivo de esta situación hacia el próximo año, que generalmente se asocia en nuestra región con escasas precipitaciones.

“El trimestre OND 2016 (octubre, noviembre, diciembre) será un trimestre con características de La Niña débil (65%), condición que se mantendría hasta el trimestre DEF 2017 (54%). En el mismo ámbito, se pronostica con un 51% de probabilidades que durante el trimestre EFM del 2017 se restablezcan las condiciones neutras y un 44% de que esté bajo la influencia de La Niña débil”.

El meteorólogo del CEAZA, Luis Muñoz, explica que según el consenso científico internacional, la señal de La Niña debería repetirse durante cinco trimestres móviles para determinarse de manera oficial. “Hasta ahora sólo se ha registrado durante dos (julio, agosto, septiembre / agosto, septiembre, octubre)”, precisa.

“Únicamente durante el mes de octubre la atmósfera se acopló a lo que está sucediendo en el mar (anomalía de temperatura superficial del mar menor a -0.5ºC). Esto se observa en la atmósfera del Pacífico ecuatorial donde se registra convección suprimida en la zona central (menor cantidad de nubes de tormenta) y potenciada hacia el sector de Indonesia. Además, aumentaron levemente los vientos del Este cerca de la superficie al oeste de la Línea de Cambio de Fecha”, detalla.

El informe también señala que es probable que las temperaturas dentro de lo que queda del años y comienzos del 2017 sean superiores a lo normal registrado para la fecha.

Es necesario puntualizar que los eventos El Niño, La Niña y las condiciones neutras, de interacción entre atmósfera y océano, corresponden a etapas del ciclo que los especialistas denominan El Niño – Oscilación del Sur (ENOS) y que, básicamente, tiene implicancias en las temperaturas del mar ecuatorial, de las corrientes marinas y en las condiciones de la atmósfera del planeta. Las manifestaciones de estos eventos varían según su prevalencia y lugar. Entre diferentes aspectos, El Niño puede incidir en precipitaciones por sobre lo normal en lugares como nuestra Región de Coquimbo. La Niña generalmente se asocia con un efecto opuesto y un período neutro con incertidumbre al respecto.

Precipitaciones

Debido a que el período en que se está manifestando La Niña débil es la temporada seca en nuestra zona, no tendría influencia en precipitaciones. Sin embargo, con el pronóstico de ingreso a un estado neutro del ENOS (El Niño Oscilación del Sur) el próximo año, el panorama benigno de lluvias y nieves que se había generado hasta el pasado invierno puede cambiar.

El ingeniero del área de meteorología del centro científico, Cristian Orrego, comenta que la incertidumbre en épocas neutras es máxima porque no se tiene certeza de qué ocurrirá con las precipitaciones.

“Las estadísticas muestran que en años neutros puede precipitar desde muy poco hasta un poco más de lo normal”.

Muñoz explica que recién en marzo se podría tener una idea de que podría ocurrir en el próximo invierno, debido a que los pronósticos del ENOS son trimestrales.

LEAVE A REPLY