ley ongueiraLos pescadores artesanales de la Región del Biobío sienten que el financiamiento irregular de la política debe ser perseguido y castigado y anular el producto de ello en pesca: la Ley Longueira.

Pescadores artesanales de la Región del Biobío evalúan, entre otras ideas, levantar candidatos propios que les den total certeza de honorabilidad, en unas próximas elecciones parlamentarias. Al mismo tiempo, no dar el voto a ningún integrante de lo que llaman “dinastías” presentes en el Congreso y, mucho menos sufragar a favor de aquellos comprometidos de forma irregular en la aprobación de artículos de la Ley Longueira que dañan a la pesca artesanal dando ventaja a las empresas del rubro.

Otro propuesta que piensan debiera ser considerada por las autoridades es anular los acuerdos de sesiones en que participaron parlamentarios atados a intereses ajenos a los del país y la actividad pesquera en general; sin perjuicio de avanzar firme en la anulación de la Ley de Pesca.

Desde el 20 de este mes, cuando Ciper publicó: “Los correos que muestran los “favores” del subsecretario de Pesca a grandes pesqueras” causando la renuncia del funcionario, a la posterior difusión, en el mismo portal, de “Así pauteó Asipes a la senadora Van Rysselberghe cuando presidió la Comisión de Pesca”, los pescadores han estado analizando la situación general de aportes fuera de regla a la política, al interior de sus organizaciones de base e incluso en conversaciones en sus sitios de trabajo.

Rigoberto Durán, presidente del Sindicato Sipurbamar, de Coronel. Señaló: “es de enorme preocupación el tema financiamiento torcido de la política. Tenemos SQM. Corpesca, empresas socias de Asipes o el caso del señor Pablo Longueira que siendo ministro de Economía nosotros consideramos que favoreció a las empresas. Los pescadores siempre hemos denunciado estos temas y los antecedentes que han ido viendo la luz nos dan la razón. Por eso repudiamos la actual Ley de Pesca, hecha por políticos muchos de ellos corruptos cuyo fin fue enriquecerse para financiar sus campañas pisoteando a gente esforzada que se desempeña en la pesca artesanal”.

Formuló un llamado a la Presidenta Bachelet para se investigue, se castigue judicialmente a quienes cometieron abuso de poder y delitos y que señale cuáles serán las sanciones que tendrán las empresas comprometidas.

Antonio Bustos, presidente de los pescadores merluceros de Cocholgüe, el más representativo en esa pesquería en la región pues tiene más del 80% de los pescadores que la realizan, quien es también representante del sector artesanal en el Comité de Manejo de la Merluza está, como la mayoría, asqueado: “honestamente, como hombre y como pescador, pienso que (políticos deshonestos que aceptan dinero fuera de norma) son lo más sucio que hay. En base a eso, con ayuda de la gente que nosotros elegimos y que nos engañó, la industria se ha llevado casi toda la pesca”. Cree que, por lo pronto, debería cambiarse el estatus de los Comités de Manejo y que pudieran resolver saliendo de su papel meramente consultivo.

También opina: “hay que por lo menos anular la sesión en que se votó en el Congreso a favor de la industria; es por eso que todos los pescadores de Chile queremos revisar la Ley de Pesca, recuerden que cuando la hizo el señor Longueira se enemistó con todos y después se enfermó sicológicamente, yo creo que nada más al leer lo que había hecho y darse cuenta de cuánto había dañado a tanta gente”, ironizó.

En lo cotidiano, llamó a las autoridades, sobre todo sectoriales y comenzando por la Presidenta a :”bajar de sus oficinas y de detrás de sus escritorios y conocer la realidad en terreno, hay muchos problemas de la pesca artesanal. Los informamos y hasta ahí llegamos. No se preocupan, no averiguan, no buscan la verdad y la solución a problemas del día a día”.

Claudio Villarroel es un dirigente histórico de la pesca artesanal del Biobío desde la Asociación Gremial de Lo Rojas, Coronel. Su reflexión es:”el financiamiento irregular de la política es un escándalo transversal. Estamos viendo que hay algunos políticos que son prácticamente inquilinos de los empresarios que los financian, y los perjudicados somos nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes; el costo al final lo pagan los más pobres”.

El pescador dijo:”aquí estamos enfrentando un escándalo más uno y la verdad de las cosas es que si no cambiamos las ´dinastías´que están en el Congreso las cosas no cambiarán. El pueblo tiene que hacer un cambio real de cara a los políticos, a la política. No podemos seguir creyéndoles fácilmente y eso también es responsabilidad nuestra porque pasan por una población que están en agonía por alguna problemática social, llegan con sus canastas familiares y confiamos sin darnos cuenta que nos están utilizando y dañando…no podemos seguir confiando en ellos, de buenas a primeras”.

Añadió que en vista de todos los antecedentes de que se dispone respecto de lo torcido que hay en el origen de la Ley de Pesca los pescadores deberían declararse en rebeldía y no acatarla, pero sabe que eso sería complicado:”puede que eso suceda en algún minuto, pero el problema es que estamos viviendo bajo un sistema represivo, si no acatamos esta ley nos llenan a partes y si no podemos pagar en dinero será en cárcel. Si salimos a defender nuestros derechos en la calle nos reprimen a punta de palos, de bombas”.

A pesar de ello: “no vamos a bajar los brazos, no podemos dejar de luchar, tenemos que revisar con detenimiento cómo votamos y por quién votamos. Tal vez levantar candidatos propios y comprometerlos a actuar con honestidad y a cumplir compromisos. No podemos seguir apoyando a la misma clase política. Esto será a mediano y largo plazo pero estamos conscientes de no seguir votando por quienes nos han traicionado, por quienes se han reídos de nosotros”.

LEAVE A REPLY